Reflexiones a 3500 pies

Aquí estoy, entre el cielo y el mar, bajo un azul
infinito y sobre otro igual. Me siento atrapada en el
espacio. Aquí no soy libre, no puedo correr, no sé
volar y si salto puedo morir.

Sólo puedo esperar, pero mi paciencia no es tan
infinita como mi arriba y mi abajo. No faltará mucho
para mi explosión. Ahora puedo soñar, pero al
despertar estoy igual, siempre igual, sin cambios
y llevo horas así, rodeada de seres que no logro
entender.

Llegará el momento y podré correr, seré libre, pero
en un lugar extraño, con gente distinta a mí. Y
estaré otra vez atrapada en un mundo de luces,
flashes, máscaras, fantasías, pero yo no podré
hablar ni siquiera entender.

No seré yo, seré lo que los demás quieran que sea.

¿Cuándo podré ser yo? Ser libre me parece lejano,
tanto como si se tratara de otro mundo, en cierto
modo es así. Pero el tiempo pasará y, algún día,
estoy segura, podré de nuevo ser yo.

Kristin Pardo