Durante la colonia, esta región fue adjudicada al señor Nicolás de Rivera, "El Mozo",
fundador de la Ciudad de Lima. En el año
1560, don Antonio de Rivera,  trajo los primeros
olivos que dieron lugar al nacimiento del
Bosque del Olivar. El Bosque toma a la postre
el nombre de su propietario el
Conde de San Isidro, quien la adquirió en 1777.
EL BOSQUE OLIVAR de San Isidro
En 1920 se formó la  

Compañía Urbanizadora San Isidro Limitada

encomendándose el proyecto de urbanización al escultor
Manuel Piqueras C. quien concibió un plano variado e
irregular, con el afán de conseguir un barrio pintoresco y
con la ilusión de que presentara un aspecto
arquitectónico de cierta unidad y carácter.


La primera urbanización se extendió alrededor de
El Olivar a lo largo de la calle Conquistadores y del
Ovalo de la cuadra 28 de la avenida Arequipa.
La población de 1931 fue de 2.131 habitantes; y el censo de
1940 arrojó una cifra de 8.778 pobladores.

Actualmente, San Isidro se ha convertido en uno de los distritos
más bonitos, pujantes, atravesando por un proceso de desarrollo
urbano durante los 80 y 90, convirtiéndose en centro financiero
de la ciudad de Lima;

sin embargo, a pesar de la modernidad
que lo caracteriza, aún conserva varias áreas residenciales e
importantes legados de la cultura indígena y colonial que,
combinados con los más refinados diseños arquitectónicos,

lo convierten en uno de los más hermosos, tradicionales e
históricos distritos de Lima Metropolitana.
Fotografías: Alberto Mogrovejo