LA  MADELEINE
Hagamos mentalmente una lÍnea recta horizontal. En el extremo izquierdo situemos el Arco del Triunfo. Salimos hacia el este por la
Avenida de los Campos ElÍseos y desembocamos en La Plaza de la Concordia.  Atravesamos la plaza y sin cambiar de dirección seguimos
hacia el este y comenzamos a recorrer los jardines de Las Tullerías, al final de los cuales aparece el majestuoso
Museo del Louvre.

Ahora bien, si estando en La Plaza de la Concordia nos desviamos hacia el norte a 90 grados, nos encontramos con una calle
que sube... elegantísima, es la Rue Royal y exactamente y al fondo la imponente Iglesia de La Madeleine (Magdalena)
construída con la forma de un templo clásico griego... de hecho no parece una iglesia desde afuera.

Por lo tanto, desde la Iglesia, teniendo a nuestra izquierda y a nuestra derecha cuatro enormes columnas a cada lado que nos quitan el
aliento y detrás de nosotros una enorme puerta tallada, miramos de frente y vemos al fondo en el mismo centro el obelisco central de la
Plaza de la Concordia, donde guillotinaron a Luis XVI y a María Antonieta muy cerca de su palacio, hoy  Museo del Louvre.
Esta es una imagen que no olvidaremos nunca.
Fotografías tomadas
iniciando la Rue Royal
El interior de la Iglesia es impresionante. A ambos lados hay estatuas de mármol
de Carrara con diversos temas explicados en unas cartillas en varios idiomas que
se encuentran a la entrada.

La estatua del fondo representa a María Magdalena flanqueada por dos ángeles.  

Abajo la extraordinaria cúpula
Con regularidad hay conciertos en la iglesia.

En esta oportunidad se presentó un concierto de cámara interpretando
las Cuatro Estaciones de Vivaldi, varias piezas de Mozart  y una soprano
cantando las Ave María tanto de Bach-Gounod como de Schubert.

El eco que se produce hace que la música sea
poco menos que indescriptible, se diría celestial.
La Madeleine
En los tiempos de la revolución y del Imperio
Napoleónico se levantaron muchos edificios que aún
representando las ideas y formas clásicas, tienen
una finalidad eminentemente monumental.

La Iglesia de la Madeleine es buena prueba de ello.

En el solar donde se había proyectado construir
una iglesia dedicada a María Magdalena,
Napoleón decidió levantar un templo cívico
en honor de su ejército.

Con este propósito escogió un proyecto de Vignon
en el año 1806 basado en el templo romano de la
Maison Carre de Nimes.

La construcción se prolongó hasta el año 1842
en que fue consagrada como Iglesia de
La Madeleine, perdiendo así el sentido de
templo laico que le quería dar Bonaparte.
En esta iglesia tuvo lugar el
funeral de Frederic Chopin

Durante el mismo hubo un concierto
en el cual, por deseo de Chopin, se
interpretó el Requiem de Mozart..

Escuchando un concierto hoy en
día en ese lugar, fácilmente uno
puede entrecerrar los ojos y
remontarse en el tiempo, hasta
aquel 30 de Octubre de 1849

El cuerpo de Chopin fue llevado
luego al cementerio del
Pere Lachaise.

Durante su sepelio se arrojó un
puñado de tierra polonesa en su tumba.
Fotografias Adolfo Pardo